jueves

Boyd K. Packer

"No hay forma de que la vida tenga sentido si no existe el conocimiento de la doctrina de una vida preterrenal."La idea de que el nacimiento es el comienzo es totalmente ilógica. No hay manera de explicar el propósito de la vida a quien crea tal cosa.
"El pensar que la vida termina con la muerte física es totalmente absurdo, y no hay manera de hacer frente a la vida si se cree tal cosa.
"Cuando llegamos a comprender la doctrina de la vida preterrenal, entonces se arman las piezas del rompecabezas y puede verse el propósito. Entonces
llegamos a comprender que los niños no son manitos, ni tampoco lo son sus padres, ni lo fueron los padres de éstos en los comienzos de la generación.
"Somos hijos de Dios, creados a su imagen.
"Nuestra relación con Dios, como hijos suyos, es clara.
"El propósito de la creación de esta tierra es claro.
"La prueba que constituye la vida mortal es clara.
"La necesidad de un Redentor es clara.
"Cuando llegamos a entender ese principio del evangelio, vemos el propósito de que haya un Padre Celestial y un Hijo; vemos la razón de un sacrificio expiatorio y una redención.
"También comprendemos por qué las ordenanzas y los convenios son necesarios. Entendemos la necesidad del bautismo por inmersión para la remisión de los pecados. Comprendemos por qué renovamos ese convenio al participar de la Santa Cena."
(Boyd K. Packer, "El misterio de la vida",  Liahona, Enero de 1984)